Rock&Moda: PUNK ¿Espíritu o Estética?

La estetización del punk comenzó con Vivienne Westwood, la gran dama del punk y la involuntaria propulsora de su fashionización. El movimiento había nacido en las calles de Nueva York gracias a tiendas como Manic Panic, fundada por las hermanas Tish y Snooky Bellomo, coristas de Blondie.

¿Qué tenían los 70’s de especial? «El Nueva York de la época era libre y muy emocionante, especialmente el East Village, por donde solíamos salir. Había un elemento de peligro, acompañado de entusiasmo y glamour. Era una mezcla increíble de drag queenspunk rockers, artistas y los ucranianos y latinos de la zona. Las calles eran totalmente inhóspitas por la noche, ¡no como ahora, que parece Times Square!», explican «las Bellomo» en reportaje para la revista Vogue.

Gracias a la relación de la música punk de clubes como el CBGB y la moda de tiendas como Manic Panic, se fraguó el punk. «La moda y la música se retroalimentan y complementan muy bien dicen las Manic Panic. ¡Y es emocionante ver que algunos de esos looks de los 70’s y los 80’s emergen de nuevo de maneras nuevas sobre las pasarelas y las salas de conciertos! Es bueno ver que algunos jóvenes están experimentando la misma pasión que sentíamos nosotros a finales de los 70’s».

Dr. Martens. Aunque nacieron en abril de 1960, la década de los 70 las convirtió en calzado oficioso de los punks. Las Dr. Martens junto a las Converse All Star que también lucían grupos como los Ramones o Sex Pistols pisaron todos los escenarios del punk. Hoy, las botas militares son un símbolo de transgresión que celebrities como Alice Dellal o Daisy Lowe han sabido incorporar a looks que mezclan el espíritu nihilista y la búsqueda del cool.

Los mensajes directos y provocadores del punk se tradujeron en multitud de eslóganes: «No Future», «Destroy», «Punk’s Not Dead»… Hoy esas frases se siguen imprimiendo en remeras, como las que luce Vivienne Westwood y forman parte de un imaginario que pasa de unos jóvenes a otros, de generación en generación.

Con la llegada del punk al Reino Unido, las faldas tradicionales de las Highlands tuvieron una nueva vida. Reinventadas en pantalones con bolsillos, en forros para camperas o impresas sobre remeras, calzado y accesorios, los cuadros escoceses son otro símbolo del punk para diseñadores, y que celebrities como Emma Watson lucen para rebajar el efecto too dressy de la alfombra roja.

\

Patti Smith. Aunque su estética, sobria y repleta de detalles masculinos, incluye imperdibles, tachas o pantalones angostos, Patti Smith es la reina del punk. Su espíritu revolucionario y liberal, así como su capacidad para la literatura, la situaron en el centro del CBGB, el club más famoso del punk. Y sólo ella podía ser la encargada de cantar la última canción que sonó en el club, cuando éste cerro en octubre de 2006.

El símbolo británico por excelencia se convirtió también en leitmotiv de la estética punk. Impreso y bordado en remeras como ésta que podrá verse en la exposición PUNK: Chaos to Couture, subyace un espíritu muy punk.

Street Style

A %d blogueros les gusta esto: