Moda reflejo de actualidad

Podrías haber imaginado que en el futuro una mayoría considerable de la población mundial atacaría un teléfono inteligente un promedio de 2,617 veces al día. Un fenómeno curioso, que se ha convertido rápidamente en un modelo de negocio, ahora también tiene un nombre: economía de la atención.

No solo los actores económicos, sino los políticos, las escuelas, los medios de comunicación y los amigos compiten por ese recurso cada vez más raro y precioso: la atención. Las reglas cambian, e , inevitablemente, la moda también. Un negocio que en muy poco tiempo tuvo que abrirse para interactuar directamente con los usuarios. El mes de la moda que se lleva a cabo demuestra claramente que la difusión de la revista o la colección en su conjunto ya no son importantes. Lo que importa es la publicación única y su impacto: cuántos comentarios ha recibido, cuántas veces se ha compartido, o simplemente cuantos MEMES han impactado.

Los diseñadores y los gerentes de comunicación comienzan cada vez más a partir de la pregunta: ¿la colección, la campaña, el testimonio engancharán a mis seguidores en Instagram? , las marcas ahora se centran en primer lugar en la estrategia de crear contextos que puedan volverse virales ”.

Un claro ejemplo..la modelo de Gucci que caminó por la pasarela con su propia cabeza cortada. Compartida en todas partes, reproducida infinitamente en fanart, parodias y memes, incluso fue transformada en un desafío de Internet por Eva Chen, quien la usó en Instagram para una campaña contra la violencia armada. Diseñado para dividir, el show de Gucci alcanzó el objetivo, y fue el principal protagonista de la temporada, al menos en línea. Para comprender la escala del fenómeno, el hashtag más utilizado durante la Semana de la Moda de Milán (#MFW) produjo 12 millones de interacciones, de las cuales 7.2 millones fueron generadas solo por Gucci. Las marcas que vinieron inmediatamente después, Moschino y Versace, generaron 1,16 y 1,12 millones respectivamente. ( ref vogue It) Esto significa muchas cosas, y una de ellas es que la marca ha entendido muy bien cómo piensa y qué espera la nueva audiencia en línea: una situación inesperada, una apariencia diseñada para volverse viral. En otras palabras, la moda como un meme.

La importancia de los memes, o en general de las imágenes que, como señala el artista REILLY (@hey_reilly), «trabajan a nivel internacional de forma intercultural o no verbal y existen solo debido al nuevo lenguaje del intercambio digital internacional», ha sido entendido por figuras diferentes y, en algunos casos, extremadamente influyentes, como Donald Trump, quien las utilizó en su campaña electoral, y Kim Kardashian, que incluso convirtió sus propios memes en ‘Kimojis’, ganando sumas millonarias. Las marcas de moda no pueden darse el lujo de no tomar nota de esto: deben comenzar a pensar en sí mismas principalmente como productoras de contenido, idealmente viral, y en segundo lugar, de ropa.

En un mundo donde el acceso garantizado a través de medios digitales hace que los desfiles de moda ya no sean exclusivamente para profesionales, sino para millones de personas, directores creativos como Demna Gvasilia, Alessandro Michele y Jeremy Scott se centran en diseños y presentaciones donde una combinación altamente calculada de sorpresa e ironía garantiza Primero, se captura esa atención y luego se vuelve viral al compartir. Si una imagen no se convierte en un meme, no es relevante. Según Freddie Smithson (@freddiemade), uno de los artistas de memes más populares, este tipo de contenido tiene el enorme poder de “resonar con la gente de manera extremadamente rápida. Hay una barrera de entrada muy baja para disfrutar del trabajo, algo que creo que la industria de la moda a menudo puede combatir. Los memes de la moda también pueden ser bastante especializados, se pueden adaptar fácilmente a una marca y sus fanáticos, como lo demostraron marcas como Gucci el año pasado.



Ref: Vogue It

Fotos: Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: