Errores de moda que nos suman años

La ropa que llevas dice mucho de ti y también de tu edad. Esto son mis consejos no solo para sacar partido a tu armario sino también para evitar sumarte algunos años de más.

Lograr un aspecto más juvenil con la ropa que llevas no pasa por mantener el talle que tenías a los 30 y seguir poniéndote la ropa que llevabas de joven, todo lo contrario. Lo que te funcionaba hace 20 años hoy puede pasarte factura y sumarte años. Las modas evolucionan y nuestros gustos también así que antes de nada echa un vistazo a las tendencias y a las novedades en las tiendas para ver “qué se cuece”. Esto no quiere decir que ahora te pongas a seguir modas sin ton ni son ni que tengas que hacerte fan de alguna influencer y copiarle sus looks, pero quizás descubras tendencias que se adapten a tu estilo. Ha llegado el momento de repasar todas tus reliquias y deshacerte de ellas para darle un soplo de aire fresco en tu guardarropa. ¿Empezamos?

¿Vestir toda de negro?

Nos venden el negro como un color súper elegante y que además estiliza, todo eso es cierto, pero también lo es que te da un aspecto demasiado riguroso y apagado que no hace nada por rejuvenecer tu aspecto, así que dale una oportunidad al color… Descubre los colores de moda que arrasarán en Primavera/Verano 2020 y empieza a “alegrar” un poco más tus looks.

Elegir colores que no nos sienten bien

Es muy importante  aprender a reconocer los colores que te favorecen, dependiendo de tu tono de piel hay colores que te apagan y otros que te dan luz a la cara y rejuvenecen tus rasgos. Es tan fácil como acercar una prenda a tu cara, ¿te da luminosas y te ves más favorecida? ¡Entonces es para ti! Si por el contrario, esa prenda “entristece” tu piel, ¡descártala!

Llevar ropa interior poco favorecedora

Es super importante elegir bien tu ropa interior. Con la edad pierdes firmeza y no hay nada que envejezca más que los pliegues que se forman con los bordes de tu lencería y que se marcan o transparentan a través de tu ropa. Los puntos más conflictivos son la zona de la espalda, axilas y  escote con el sostén. La cifra es sorprendente: el 70% de las mujeres no lleva la talla que le corresponde y es que debido a la gran variedad de contornos, copas y modelos ¡puede llegar a ser un lío! 

No renovar los básicos

A cierta edad ya tenemos unas prendas fetiche con las que nos sentimos cómodas y son las que más utilizamos. Un error que podemos cometer es no estar pendientes de la evolución de estas prendas. En lugar de renunciar a tu prenda favorita ve cambiando su hechura con las tendencias del momento. ¿Fondo de armario? ¡Claro! ¿Prendas “antiguas” y estropeadas? 

Vestir siempre con ropa muy clásica

El lado positivo de las piezas clásicas es que no pasan de moda y construyen un fondo de armario muy sólido, pero lo malo es que la que se puede pasar de moda eres tu si vas siempre con prendas muy serias y sin chispa… 

No arriesgar con los estilos

Una prenda clásica puede aportar elegancia, pero si no le añades un poco de chispa te hará parecer mayor, así que ni se te ocurra vestir de pies a cabeza con prendas muy tradicionales. Si por ejemplo apuestas por una gabardina combínala con unos jeans desgastados para quitarle seriedad y con ello dar un aire más joven a tu look o si te pones un traje chaqueta, añádele unas zapatillas blancas, ¡verás qué cambio! Añade siempre piezas de tendencia a tus looks más básicos.

El largo de la falda

La falda es una prenda con la que conseguirás un aspecto más sexy y juvenil si eliges bien el estilo y largura. Si es muy corta se notará la falta de firmeza de muslos y rodillas, y si es muy larga te dará un aspecto serio poco rejuvenecedor. El largo ideal para las faldas tubo es justo por la rodilla y para las de vuelo, un poco por debajo. 

¿Y los estampados?

Apuesta por estampados geométricos, tropicales o animal print para tus looks. Y siempre en la gama cromática que aporte luz a tus facciones. Aunque cada una tiene su estilo y no debería haber nada “prohibido”, hay una serie de motivos de los que podríamos prescindir. Los que sean demasiado juveniles como los cuadritos vichy o de colegiala y los que tienen un aire muy retro como los estampados grandes con motivos tapiceros o sixties los reservaremos para ocasiones puntuales. incluye  los estampados de moda que serán tendencia.

Accesorios, ¿sí o no?

Llevar accesorios es una forma fácil de rejuvenecer tu estilismo. Unos zapatos de corte súper actual o un bolso de tendencia son capaces de modernizar el más sobrio de los looks, así que cada temporada es conveniente dedicar una parte del presupuesto a un complemento de tendencia. En cuanto a joyería evita las de corte muy clásico como perlas tanto en collares como en pendientes de botón, o las piezas grandes con mucho strass. Eso sí, todo depende del modelo porque estos pendientes de perlas son de todo menos clásicos.